Refugiados: Al menos la mitad son de países árabes

Refugiados sirios

A fines de 2021, el total de personas desplazadas era de 89.3 millones en todo el mundo y, dentro de ese número, hubo 27.1 millones de refugiados, según cifras publicadas por la Agencia de la ONU para los Refugiados (ACNUR).

Siguiendo el mismo reporte, Siria sería el país con mayor cantidad de refugiados por país de origen con 6.8 millones, seguido por Palestina con 5.8 millones. Solo estos dos países árabes sumarían, según estos datos, el 46,5% de los refugiados del mundo.

Si a eso le agregamos los refugiados de otros países y poblaciones árabes como Yemen, Somalía, Libia y los saharauis, suman más del 50% del total mundial.

Sin embargo, los números de ACNUR y la Agencia de Naciones Unidas para la población refugiada de Palestina en Oriente Próximo (UNRWA) no reflejan la totalidad real de los refugiados existentes. La ONG BADIL (Resource Center for Palestinian Residency & Refugee Rights), por ejemplo, indica que los refugiados palestinos son 8.35 millones, de una población total de 14 millones. En otras palabras: 3 de cada 5 palestinos en el mundo son refugiados.

A su vez, El Líbano es el país con mayor cantidad de refugiados per cápita: 1 de cada 5 habitantes es refugiado. En su mayoría, sirios y palestinos.

Por los constantes conflictos armados, las intervenciones extranjeras y las dificultades políticas y económicas que suceden en Medio Oriente desde hace décadas, los países árabes cuentan con una gran cantidad de desplazados y refugiados en distintas partes del mundo.

En una década la cantidad de refugiados del mundo pasó de 15.2 millones en 2011 a 27.1 millones en 2021.

Para ilustrar, tengamos en mente eventos como la creación del Estado de Israel (1948) y las sucesivas guerras en torno (1958, 1967, 1973), la invasión israelí a El Líbano (1982), la guerra civil libanesa (1975-1985), la guerra Irán-Irak (1980-1988), la guerra del Golfo (1990-1991), la invasión estadounidense en Irak (2003), la guerra en Siria con el avance del Estado Islámico (EIIL), que llegó a borrar la frontera entre Siria e Irak, la guerra civil libia y la intervención de EEUU (2011) y la guerra civil en Yemen con la invasión de Arabia Saudí (2014 – actualidad).

¿Qué es un refugiado? Definición, cifras y actores internacionales

El derecho internacional toma la definición de refugiado de la Convención de 1951, universalizada en el Protocolo de 1967. Se refiere a toda persona que:

«debido a fundados temores de ser perseguida por motivos de raza, religión, nacionalidad, pertenencia a determinado grupo social u opiniones políticas, se encuentre fuera del país de su nacionalidad y no pueda o, a causa de dichos temores, no quiera acogerse a la protección de tal país; o que, careciendo de nacionalidad y hallándose, a consecuencia de tales acontecimientos, fuera del país donde antes tuviera su residencia habitual, no pueda o, a causa de dichos temores, no quiera regresar a él».

Un refugiado es alguien que tuvo que abandonar su país por la fuerza o por peligro de sufrir violaciones graves a derechos humanos, como la vida y la integridad física. Es el caso, por ejemplo, de quienes huyen de situaciones de guerra.

Palestinas trasladando sus pertenencias de Jaffa
Palestinas trasladando sus pertenencias de Jaffa. © 1948 UN Archives, fotógrafo desconocido.

Otras categorías utilizadas por organizaciones internacionales son las de ‘personas desplazadas internas’ —que tuvieron que abandonar su hogar pero quedaron dentro de las fronteras de su país, a diferencia de los refugiados— y ‘solicitantes de asilo’, que están fuera de su país pero no fueron aún legalmente reconocidos como refugiados.

El hecho de ser refugiado implica una situación de vulnerabilidad y una falta de garantías individuales, en muchos casos por discriminación, racismo y xenofobia.

Solicitar asilo es un Derecho Humano y los refugiados tienen, por ejemplo, derecho a la no devolución, que significa que el país receptor no debería devolverlo a su país, porque estaría forzándolo a regresar a esa situación de peligro y desprotección.

En una década la cantidad de refugiados del mundo pasó de 15.2 millones en 2011 —año de acontecimientos como la división de Sudán y el comienzo de la guerra en Siria—, a 27.1 millones en 2021.

Campo de refugiados Za’atari
El campo de refugiados Za’atari aloja miles de sirios en Jordania. Foto de la ONU.

La ACNUR es la organización internacional que tiene asignada la función de proteger y velar por los derechos de los refugiados, desplazados internos, apátridas, retornados y solicitantes de asilo.

En paralelo, existe la Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados de Palestina en Oriente Próximo (UNRWA), un organismo creado en 1950 especialmente para ocuparse de las necesidades de esta población específica. Forma parte de Naciones Unidas, el organismo que avaló la partición de la Palestina histórica, causante del desastre.

Caso palestino: Refugiados y otra vez refugiados

¿Quiénes son?

Según la UNRWA, los refugiados palestinos son aquellas personas “cuyo lugar de residencia habitual, entre junio de 1946 y mayo de 1948, era la Palestina histórica —el actual Estado de Israel— y que perdieron sus casas y medios de vida como consecuencia de la guerra. Los descendientes de esta población son también considerados refugiados por la Agencia”.

Sin embargo, esta definición excluye a los refugiados posteriores a esas fechas, como los de la Naksa en 1967 y a los que, incluso dentro de esas fechas, no fueron registrados por distintos motivos.

La serie de acontecimientos históricos conocidos como la Nakba (“la catástrofe”) fue el medio que permitió crear un nuevo Estado en 1948. Fue, según el historiador israelí Ilan Pappé, el único medio posible, ya que había que implantar una nueva población con nuevas instituciones y gobierno en un territorio que estaba ya poblado, con sus instituciones históricas y en normal funcionamiento.

Familia palestina refugiada en Gaza.
Familia palestina refugiada en el área de Gaza entre 1948 y 1949. Foto de la ONU.

La implantación de Israel en la Palestina histórica destruyó el mapa y destrozó las formas de vida establecidas al momento desde hace generaciones. Asesinó a personas, acabó con cientos de localidades, con sus viviendas e instalaciones, y generó entre 700.000 y 900.00 nuevos refugiados en el mundo en 1948. De un día para el otro, perdieron sus tierras, casas, propiedades y medios de vida.

Es la población refugiada más antigua del mundo. Un refugiado palestino hoy puede ser el trastataranieto —o chozno— del primer refugiado de su familia.

3 de cada 5 palestinos en el mundo son refugiados.

Esta situación, que hoy involucra a millones de seres humanos, es un problema que lleva 74 años y cuatro y cinco generaciones sin ser solucionado. Uno de los derechos más importantes de los refugiados es el derecho al retorno, es decir, que se les permita regresar a su patria. Este derecho les es negado sistemáticamente, y, a su vez, la vulneración de este derecho es lo que los convierte en refugiados.

La Nakba no terminó

Muchos, incluso, son hoy en día doblemente refugiados y nuevamente desplazados.

La corte israelí autorizó nuevos desplazamientos forzosos de más de mil personas y la demolición de sus hogares en la localidad de Masafer Yatta, al sur de Hebrón. Esto se está ejecutando en 2022. En 2021 el caso de los desalojos de familias palestinas en el barrio de Sheik Jarrah en Jerusalén Este tuvo algo más de cobertura mediática.

Por otro lado, al menos el 60% de los 438.000 palestinos que aún habitan en Siria fueron internamente desplazados al menos una vez desde 2011. Alrededor de 120.000 se convirtieron en doblemente refugiados al huir de la guerra en Siria hacia países vecinos.

Palestinas en el campo de refugiados Acqba Jaba.
Campo de refugiados palestino Acqba Jaba en Cisjordania. Foto de la ONU.

Muchos de ellos intentaron, por ejemplo, refugiarse en Jordania, y fueron impedidos de ingresar, y algunos de los que lograron entrar fueron expulsados. Una política del gobierno jordano que viola el derecho de la no devolución y contrasta en su discriminación a los palestinos con la política adoptada hacia los refugiados sirios, quienes sí son ampliamente recibidos en el Reino. Ambos huían de la misma situación. Este ejemplo ilustra la vulnerabilidad puntual de ser un refugiado palestino.

Refugiados sirios, otro grupo mayoritario

Desde el inicio de la guerra en Siria en 2011, las ciudades comenzaron a vaciarse por la violencia, el riesgo de muerte y la imposibilidad de una vida normal.

Como mencionamos al principio, la cifra de refugiados sirios que da ACNUR es de 6.8 millones, que varía levemente con el número del Norwegian Refugee Council, que contabiliza 6.98 millones.

Además de los refugiados sirios, ACNUR informa de 6.9 millones de desplazados internos el 2021. La mayoría de ellos se fueron a El Líbano, Turquía y Jordania.

Turquía es el país que hospeda la mayor cantidad de refugiados en el mundo, entre ellos, más de 3 millones de sirios. Como parte del visible aumento de la xenofobia y el racismo en este país hacia ellos, el ataque a una anciana siria en las calles de Gaziantep —ciudad turca que limita con Siria— fue noticia el último mes. Si bien este ataque despertó una ola de solidaridad en la comunidad virtual con los hashtags #StandWithLeyla y #SakirCakirTutuklansin pidiendo el arresto del atacante, la vulnerabilidad de ser refugiado se vuelve a expresar.

Idlib, Siria
Idlib, ciudad al noroeste de Siria. Foto de Ahmed Akacha de Pexels.

Yemen: Crisis humanitaria y desplazados internos

Otra situación grave de violencia en la región es la guerra en Yemen, por lo general, pobremente cubierta en los medios masivos occidentales.

La cifra de refugiados —130.000— no es tan significativa como la de desplazados internos, la mayor del mundo según ACNUR: 4.3 millones. Además, la Agencia informa que 20 millones necesitan ayuda humanitaria, en lo que se describe como la peor crisis humanitaria del momento.

Sé parte de la comunidad del Club de la Cultura Árabe!

Beneficios exclusivos para socios

Asociate!

Apoyá al Club de la Cultura Árabe

Con tu donación nos ayudas a mantener al Club para poder desarrollar eventos y continuar la labor de crear puentes culturales.

Quiero dar mi apoyo con una donación de: