A 59 años de la independencia de Argelia: barbarie francesa y 132 años de lucha

La última mitad del siglo XX se caracterizó por el florecimiento de nuevos Estados que lograron romper los lazos coloniales que los ataban a la dominación de las potencias europeas, principalmente en África y Asia. De los más de 50 nuevos Estados de África, un ejemplo emerge como ícono de estas heroicas gestas por la autodeterminación de los pueblos: Argelia. Luego de 132 años de sangrienta dominación y colonización francesa, logró proclamarse libre el 5 de julio de 1962.

La revolución de Argelia

El 24 de Octubre de 1954, un grupo bien organizado de revolucionarios argelinos que eran parte del movimiento de liberación nacional, decidieron que ya era el momento de lanzar la lucha revolucionaria. Contaban con apenas 1200 combatientes y 400 armas, aún así decidieron proclamar el inicio de la revolución independentista para el 1ro de noviembre.

Los seis líderes históricos del FLN. De izquierda a derecha, de pie: Rábih Bitát, Mústafa Bin Bu La3id, Deidúsh Murád y Muhammad Budaif; sentados: Karím Belqásim y Al-3arabi Bin Muhaidi.

Su estrategia fue dar una serie de ataques simultáneos en varias locaciones de Argelia con una proclama que llamaba al pueblo a conquistar su independencia, soberanía y democracia. Se oficializaba así el Ejército de Liberación Nacional, liderado por 6 comandantes que lideraron la lucha de manera descentralizada en 6 zonas geográficas distintas:

  1. La 1ra zona a cargo de Mústafa Bin Bu La3id (مصطفى بن بوالعيد) en la región de Ahras (أهراس).
  2. La 2da zona a cargo de Deidúsh Murád (ديدوش مراد) en la región norte de Constatina (قسنطينة).
  3. La 3er zona a cargo de Karím Belqásim (كريم بلقاسم) en la región de Al-Qabail (القبائل).
  4. La 4ta zona a cargo de Rábih Bitát (رابح بيطاط) en la región media de Argelia.
  5. La 5ta zona a cargo de Al-3arabi Bin Muhaidi (العربي بن مهيدي) en la región de Orán, al Oeste del país.
  6. La 6ta zona se la encargaron a Muhammad Budaif (محمد بوضياف), comunicado con los 3 hermanos de lucha exiliados en Egipto: Ahmad Ben Bella, Muhammad Jidar y Husein Ait Ahmad.

Con esta organización, cansados de más de un siglo de despojo y exterminio, el 1ro de Noviembre de 1954 comenzó la Revolución de Argelia de la mano de Frente de Liberación Nacional (FLN, شبهة لتحرير الوطني) y de su brazo armado, el Ejército de Liberación Nacional (ELN). Casi 8 años de lucha y resistencia después, el 5 de Julio de 1962, lograron lo que durante más de 100 años habían intentado conquistar sin éxito.

Imagen célebre de Marc Riboud del 5 de Julio de 1962. Día de la Independencia de Argelia.

El comienzo de la barbarie

Antes de ser conquistada por Francia, Argelia era una provincia perteneciente al Imperio Otomano y una potencia marítima en el Mediterráneo. Su posición traía importantes problemas económicos tanto a Francia como a Estados Unidos y otras potencias de Europa. El 29 de abril de 1827, luego de una reunión entre el cónsul francés y el regente de Argelia, Hussein Dey (حسين داي), el diplomático galo denunció ante las autoridades de su país una supuesta bofetada por parte del regente Argelino. El monarca francés, Carlos X, aprovechó la excusa para comenzar un bloqueo naval e iniciar los planes de una invasión a Argel.

El 14 de junio de 1830, tropas francesas de desembarcaron en la península de Sidi Ferrush (سيدي فرج) y tomaron la ciudad de Argel el 5 de Julio de ese mismo año. Es decir que la ocupación francesa comenzó exactamente 132 años atrás de la independencia.

El 8 de septiembre de 1830, Francia declaró que las tierras públicas y de los turcos argelinos, pasaban a ser del Estado francés. Pronto comenzaron a traer colonos de Francia, Italia, España y Malta y el 1ro de marzo de 1833, expropiaron las tierras de los nativos que no poseían títulos de propiedad.

Mientras el despojo y la persecución continuaban, la resistencia argelina se organizaba. Emir Abdel-Kader (أمير عبد القادر) lideró la resistencia en la región de Orán y el oeste de Argelia, Ahmad Bay (أحمد باي) en Constantine, y la combatiente amazigh Lala Fatma Nsumar (فاطمة نسومر) y Sharif Bublaga (بوبلغة) lideraron la Revolución de las tribus (ثورة القبائل) entre 1851 y 1857. Los focos de resistencia continuaron durante todo el siglo XIX y XX como también continuaron el robo de tierras, el despojo y la opresión racista contra los nativos de Argelia, en especial contra los Árabes y los Amazigh (mal llamados bereberes).

Masacres del 8 de Mayo de 1945, también conocida como Masacre de Sétif.

Todos los intentos emancipatorios fueron aplastados con una brutalidad despiadada por parte de los franceses. Uno de los episodios más sanguinarios ocurrió entre el 8 y el 22 de Mayo de 1945 en lo que quedó en la memoria colectiva argelina como “Las masacres del 8 de Mayo”.

Mientras parte de Europa celebraba “el día de la victoria” por la rendición de Hitler, decenas de miles de argelinos en distintas ciudades salieron a las calles a reclamar su Independencia. La respuesta fue una brutal represión y la masacre de más de 45.000 personas. Además, continuaron en los siguientes días destruyendo pueblos enteros, masacrando civiles en las calles y prisioneros políticos en las prisiones con un saldo de más de 50.000 argelinos asesinados según datos oficiales de Argelia. Francia minimiza el número a 1.500, mientras que algunos medios internacionales informaron de 50.000 a 200.000 muertos. Del lado de la ocupación francesa, perdieron la vida alrededor de un centenar de personas.

Argelia y sus mártires

Muy caro le costó a Argelia su independencia. Fueron en total 1.5 millones los mártires argelinos de la Revolución. Entre elllos, muchos de sus líderes y referentes como Bin Abdul Malik Ramadán, Mústafa Bin Bul3aid, Al3arabi Bin Muhaidi, y Ahmad Zabana. Este último dirigió una operación el día del estallido de la revolución y al poco tiempo fue herido y tomado prisionero por la ocupación francesa. Luego de 2 años de cárcel y tortura fue condenado a la guillotina en plena segunda mitad del siglo XX. Fue el primero de los argelinos guillotinados, pero no el único.

Monumento a los mártires de la Revolución de Argelia en Argel.

Lamentablemente la cifra de mártires no queda estancada ahí. Quien fuera el director de Medios durante la Revolución, Muhammad As-Saleh As-Sadiq (محمد الصالح الصادق), declaró que desde 1830, la cifra de mártires supera los 7.7 millones. Las investigaciones de la organización más grande de Derechos Humanos de Argelia, Ar-Rabita (الرابطة), estima el total de mártires argelinos en más de 10 millones.

Francia al día de hoy sigue negando este brutal genocidio en nombre de la “civilización”. Pero el bajo crecimiento demográfico que el pueblo argelino tuvo desde entonces es perfectamente compatible con los números aportados por el organismo de DD.HH.

«Un sólo héroe, el Pueblo»

Fueron 132 años oscuros, sombríos y sangrientos para el milenario pueblo argelino, pero la llama revolucionaria de su pueblo siempre se mantuvo encendida y finalmente llegó a su máximo esplendor en los años de la lucha revolucionaria que hicieron que Argelia, al igual que el pueblo de Vietnam, ocupara las páginas más gloriosas en la historia de la emancipación de la humanidad del siglo XX. Porque a diferencia de las películas de Hollywood donde un “heroico soldado inmortal” vence solo a todo un ejército, en la historia de la liberación de Argelia fue la unidad de su pueblo con determinación, el compromiso, y tenacidad la que logró la consagración de la gesta heroica, confirmando así la popular frase por ellos cobijada, “البطل واحد.. الشعب”, “El Héroe es uno, el Pueblo”.

Sé parte de la comunidad del Club de la Cultura Árabe!

Beneficios exclusivos para socios

Asociate!

Apoyá al Club de la Cultura Árabe

Con tu donación nos ayudas a mantener al Club para poder desarrollar eventos y continuar la labor de crear puentes culturales.

Quiero dar mi apoyo con una donación de: